Congreso de Guatemala sigue inerte

Sin importar la trascendencia de su labor en esta fase final del año, los diputados guatemaltecos insisten en mantener hoy paralizada su agenda normal y se dedican a discusiones estériles.

  Pendiente está la propuesta de presupuesto del Estado para 2011 con fecha tope de aprobación el próximo día 30, para lo cual serán necesarias intensas jornadas de debate por artículos y de cambios planteados, así como a la redacción final.

Las instituciones públicas de Guatemala llevan dos años funcionando con el mismo monto porque, hace ya 12 meses, la desidia de los legisladores provocada por obstáculos opositores, principalmente, evitó la adopción de la correspondiente a 2010.

Por ley, ante una situación de ese tipo permanece inalterable el presupuesto, o lo que es igual, la cifra del vigente ahora también sirve para después aunque no corresponda a las necesidades del país.

Como si no bastara, varias leyes para mejorar las establecidas a favor de la seguridad ciudadana esperan por los parlamentarios, quienes paradójicamente, elevan sus voces cotidianamente para criticar al gobierno en su accionar contra la violencia.

Y más aún, siguen sin respuesta préstamos captados por el Ejecutivo que permitan encaminar recursos financieros hacia el plan de reconstrucción con transformación por los desastres naturales acaecidos este año.

Mientras tanto, las plenarias las dedican los congresistas a procesos interminables de interpelación, como es el actual al ministro de Educación, Dennis Alonzo, que lleva siete sesiones sin permitir otra actividad como estipula el reglamento.

Estas son tácticas utilizadas por las bancadas contrarias a la gubernamental para torpedear cualquier intento de hacer marchar su proyecto con el voto legislativo, al decir de analistas.

Ejemplo de esto ocurrió recién ayer, cuando una diputada llevaba horas de interrogatorio a Alonzo y al final la salida del recinto de varios de sus homólogos, tal vez abatidos por el tedio, provocó la suspensión por falta de quórum.

Eso fue jueves, los viernes no laboran los llamados padres de la patria y hasta el martes será que, con buen tiempo, reanuden la interpelación.

Los expertos en cuestiones legislativas advierten sobre el aumento de las tensiones por pugnas de las fuerzas políticas representadas en el Congreso, las cuales deben pensar en elegir una junta directiva para un nuevo periodo.

Además, a las puertas de un año electoral muchos dejan a un lado los intereses nacionales para concentrarse en atraer simpatías que les puedan asegurar la propiedad de sus curules.

Estas actitudes no están exentas de contradicciones pues, como se preguntó alguien consultado, de qué manera pueden captar votos si no resuelven los problemas.

"Ah, bueno -se respondió-, echándole la culpa a los demás y presentándose uno mismo como verdaderamente preocupado por el bienestar de la patria".

Esta es una opinión con buen conocimiento de causa del interrogado, quien lleva ya dos etapas consecutivas ocupando una banca y aspira a la tercera.

0 comments:

Publicar un comentario