Lanzan campaña para frenar violaciones sexuales contra migrantes

A Janet le arrebataron a su hijo de 12 años en el trayecto carretero de San Luis Potosí a Saltillo, al norte de México, y la madre centroamericana teme lo peor: que su hijo sea víctima de explotación sexual igual que otro niño de 15 años a quien conoció antes de que se llevaran al suyo.


Mirta, de 33 años, fue testigo del proceso en que la trata de personas se vuelve crimen organizado: los policías federales dejaron pasar en Reynosa, sin decir palabra, a los bandidos que llevaban al grupo de mujeres que más tarde serían violadas y asesinadas a golpes como ritual a la Santa Muerte.

Sol, de 19 años, pagó cara su oposición a ser parte de una red que comerciaba a jóvenes para la prostitución por $400. Los verdugos, abusaron sexualmente de ella una y otra vez antes de convertirla en esclava doméstica para lavar y planchar ropa.


Janet, Mirta y Sol son tres de las siete mujeres que la organización Amnistía Internacional (AI) ha logrado documentar a detalle para arrancar hoy con testimonios su campaña “Paso Migratorio” con un eslogan que por sí mismo grita la desesperación de género: “Ya no más”.

De acuerdo con los cálculos que la organización, seis de cada 10 mujeres y niños migrantes que cruzan México sufren algún tipo de abuso sexual y casi la totalidad de estas violaciones quedan impunes.

“Es un cálculo aproximado que hicimos en 2010 y queremos actualizar porque la mayoría de las víctimas no denuncian”, puntualizó en conferencia de prensa Chasel Coronado, representante de la organización.

La campaña de AI abrió la página webwww.pasomigratorio.mx donde las víctimas podrán contar su historia “sin miedo a represalias” y con la certeza de que se le dará seguimiento.

Coronado detalló que se busca, además de prevenir, hacer visible la situación y justicia legal, “ejercer presión” al gobierno mexicano para que siga un protocolo de actuación, otorgar asilo y defensoría para quienes decidan denunciar los abusos sexuales.

“Y vamos más allá: queremos lograr que haya mecanismos alternativos a la detención de indocumentados”, dijo.


Hoy por hoy, la situación de género de migrantes es tan grave que las autoridades de muchos municipios donde se registran los delitos no tienen idea de lo que significa la trata de personas ni cómo actuar.

“En algunos ministerios públicos nos dicen que como la mujer fue secuestrada en México, no en su país, y más aún si es mayor de edad, entonces no hay delito”, citó Leonila Romero, activista de la organización Las Patronas, en Veracruz (sureste) uno de los estados con mayor incidencia de estos delitos.

0 comments:

Publicar un comentario