Recursos Naturales de San Andrés Xecul

El municipio de San Andrés Xecul tiene un área de 17 kilómetros cuadrados, uno de los municipios más pequeños del departamento, el cual cuenta con importante recurso suelo, agua y bosque.

b.   Suelos

De  acuerdo  a  su  análisis  fisiográfico  y  geomorfológico,  San  Andrés  Xecul  presenta pendientes que oscilan entre 0 – 3% y en laderas perpendiculares  comprende  un 40%; describiendo su topografía como un lugar con tierras altas volcánicas, planicies onduladas y montañas  altas  de  occidente,  no  existiendo  uniformidad  en  sus  valles  y  montañas. Predomina en el territorio, la asociación de bosques mixtos y cultivos y una buena parte del área no cuenta con cobertura forestal. De acuerdo a la clasificación elaborada por Simmons, en el municipio se encuentran  las series Camanchá,  Quetzaltenango  y Patzité (MAGA, 2004).


Vocación de suelos

Con relación a la capacidad de uso de la tierra, el municipio según la clasificación de suelos de USDA cuenta con suelos clase II actividades agrícolas sin y con limitaciones; clase IV pueden ser utilizadas para fines agrícolas, pero deben incluirse técnicas de manejo de suelos y no ser objeto de mecanización; clase VI tierras no cultivables salvo para cultivos perennes y de montaña, principalmente para fines forestales y pastos y finalmente se recomienda que las tierras de la clase VIII, se dediquen a actividades de conservación y/o protección del hábitat natural.

La  mayoría  de  los  suelos  del  municipio  muestra  vocación  para cultivos  permanentes forestales.  Sin  embargo,  de  las  1,648.03  ha  que  componen  el municipio,  el  uso  que actualmente  se está  dando  al  suelo,  es 71.72%  para  la  producción  de  granos  básicos 12.14% es de bosque mixto; 10.93% son arbustos matorrales, y; 5.20% está dedicado a la infraestructura de los centros poblados (MAGA, 2004).

La degradación de los suelos   se da por acciones de los pobladores, resumidas en malas prácticas agrícolas, utilización de suelos de alto porcentaje  de pendiente para uso agrícola o habitacional.  Cada vez   existe más pérdida de suelo fértil de los terrenos  cultivables, por efecto de la lluvia y el viento y la mala práctica agrícola en el trazado del cultivo de maíz principalmente. Existe conflicto en el uso correcto de la tierra, por  el crecimiento  urbano y agrícola de forma desordenada,   en ocasiones subutilizando  o sobre utilizando el recurso suelo, porque no existe una herramienta  de  planificación por parte de la municipalidad, para que se impulsen acciones de   desarrollo  de forma sostenida.
Sin embargo, existe   territorio con un uso correcto del suelo,   aunque no se puede dejar mencionar que se encuentra bajo una gran presión por el crecimiento poblacional, y alta vulnerabilidad  institucional y técnica.

c.   Flora y fauna

De acuerdo a datos generados en el año 2009, el municipio cuenta con las siguientes áreas para bosque comunales y en el casco urbano, para el bosque municipal.

La deforestación es más evidente en el bosque comunal de la Aldea  San  Felipe Xejuyub  y en el bosque municipal de la cabecera. En  el primero, es cercano al 80% y en el segundo alcanza alrededor del 75%. Haciendo un análisis de la realidad del bosque comunal de la aldea San  Felipe Xejuyub, es que siempre se ha  dejado la responsabilidad de  protección a los  alcaldes  comunales  y  específicamente  por  medio  de  los  guardabosques  que  son asignados por la misma comunidad y trabajan a “ad – honorem” durante un año, labor que ejecutan  no con mucha propiedad, ya que como incentivo a su trabajo  al final de  su cargo toman los mejores árboles  del bosque  y los aprovechan.

En contraste  a la cabecera municipal, la   realidad es  que no  existido  un ente rector o de control del bosque  municipal, ni los habitantes,  menos  la municipalidad, haciéndolo muy vulnerable  a  tala ilícita  por parte de algunos habitantes.    Aunado  a ello,  nunca había existido un ente  gubernamental, comunal   o departamento especifico  de la municipalidad que   se   dedique   a   la   gestión   forestal,   producción   de   plantas, implementación, mantenimientos  de los plantaciones y a nivel de campo,   control   y protección   de los árboles en desarrollo.

El bosque de  Aldea  Chajabal  es el mejor cuidado y protegido, por la importancia    y el alto grado de propiedad y solidaridad que tienen los habitantes para con su medio ambiente. Esto ha  provocado éste se encuentre en   mejores condiciones que los otros mencionados anteriormente, debiendo fortalecer   y ayudar  este tipo de organización.

Una situación especial que relaciona a la Aldea Palomora  con los bosques de las Aldeas Chajabal, Nimasac y el bosque del Paraje Llano de Los Tuises (parte de la Aldea Palomora) es el conflicto  que ha  existido  por  este  recurso natural, lo que  es histórico y hasta se han perdido vidas,  por definir   la  administración y aprovechamiento del bosque

Actualmente presenta daño total por la acción negativa del Gorgojo del pino (Dendrotocnus frontallis) arrasando con 19 hectáreas. Actualmente el bosque (principalmente  con  especie pino   blanco),   de   Pa omora/Paraje   Llano   de   Los   Tuises   está   siendo   sujeto   de aprovechamiento  para su saneamiento. Haciendo un análisis de la realidad, este hecho no es la primera vez que se presenta, de acuerdo  a entrevistas informales a los guardabosques, este suceso  también se presentó  tres décadas atrás, y sucedió exactamente lo mismo, daño total del bosque. A pesar de lo sucedido, no se  tomó las precauciones necesarias  y pasó en un estado de latencia, pero ha estado allí; además se cometió el error  establecer la especie de pino blanco (susceptible a dicho insecto) y ahora  se tiene un bosque  totalmente dañado, esperando que cuando se reforeste  nuevamente, se  utilice diversidad de especies forestales que  no sean susceptibles al daño del gorgojo y se implemente un verdadero y vinculante plan forestal.


A lo largo de los últimos años se viene observando la degradación   de los bosques comunitarios y privados por acciones de tala inmoderada de los pobladores, que utilizan este  recurso  como  fuente  energética  o  para  la  ampliación    de la  frontera  agrícola  o habitacional. Esto, especialmente   en el cerro Chitux, que rodea al casco urbano del municipio, ya que se encuentra en un 70 % deforestado, y en constante deforestación por la acción de vecinos que  lo utilizan como fuente de energía para  cocinar sus alimentos. Están sobreexplotando  el bosque, porque no dejan desarrollar los árboles jóvenes, debido a la tala constante. La flora ha venido disminuyendo bastante debido al   proceso de deforestación acelerada que ha sufrido el municipio7.

d.   Clima

Por la ubicación geográfica del municipio de San Andrés Xecul, específicamente   en la parte alta de la cuenca del río Samalá (nivel 6 de la clasificación de cuenca de Pfafstetter), su territorio presenta dos zonas de vida de acuerdo a Holdridge: bosque húmedo Montano Bajo subtropical (bh-MB) en la parte sur, y; bosque muy húmedo Montano Bajo subtropical (bmh-MB) en la parte norte del municipio; zonas que presentan  escenarios de lluvia muy bajos, de acuerdo a MAGA (2004), entre 500 – 1060 mm. El  clima predominante es frio las temperaturas varían en las dos zonas del municipio. La primera, en que anualmente prevalece un rango promedio entre 10.5 y 13 grados centígrados, y; le segunda oscila entre 8 y 10.5 grados centígrados.

e.   Gestión Integrada del Recurso Hídrico – GIRH  –

El   municipio de San Andrés Xecul Totonicapán como parte de la cuenca de Río Samalá, está muy influenciado por los efectos positivos y negativos, generados por la misma presión de la cuenca sobre él municipio.

Entre los aspectos negativos, se puede mencionar la contaminación del río  Xequijel  rio arriba. Otro impacto negativo de la cuenca, es   el efecto de la deforestación en la disponibilidad de agua tanto superficial (nacimientos), como en el volumen   de agua que pueda infiltrarse  hacia el manto acuífero.    Se hace mención de la deforestación   porque influye en la capacidad del suelo  de infiltrar el agua de lluvia,  provocando que  se formen escorrentías  fuertes, en época de lluvia y se dirija hacia  los ríos directamente. Al no haber capacidad  de infiltración  del suelo,  provoca  que el nivel del  agua  en manto acuífero disminuya,  repercutiendo    en la disponibilidad de agua a través del tiempo en las Aldeas del municipio, que se basan principalmente   en pozos de captación para abastecerse del vital líquido.
Igualmente,  otro  efecto    negativo  se  da  por  la  expansión  agrícola  y urbanística,  que repercute en   la calidad de aire;   esto a   priori, ya que no se tienen datos concretos, sin embargo, en cierta manera provocan la elevación de temperatura, de acuerdo a  expresiones de personas del municipio que en los últimos años, la temperatura se ha elevado durante la época de verano.

Entre  los  efectos  positivos de  la  cuenca  del  Río  Samalá  hacia  el  municipio,      es  la proporción  de  servicios  ambientales  al  municipio,    aire  más  limpio  por  efecto  de  los bosques  de  los  municipios de  Sibilia,  San  Carlos  Sija,  Totonicapán, San  Francisco  la Unión. También  ayudan  a que existan  recarga  hídrica  y las fuentes subterráneas     sea abastecidas de agua   constantemente, aunque en los últimos años la deforestación ha ido mermando este abastecimiento.

También otro efecto positivo para el municipio de San Andrés Xecul, es la oferta de leña con procedencia de los municipios de San Francisco El Alto,  y Momostenango.  Se pueden mencionar  los productos agrícolas   que son parte de la dieta alimenticia de los pobladores Xeculenses provienen de otros territorios de la parte baja  de la cuenca alta del Río Samalá.

El territorio del municipio de San Andrés Xecul está ubicado sobre tres microcuencas: Chuisaquijá, Pabacul y una cuenca sin nombre que pertenece  a la microcuenca Xequijel8.

Micro Cuenca  Xequijel

En su mayor proporción    la micro cuenca  Xequijel,  presenta  suelos  de clase VIII (de acuerdo a clasificación USDA),  este tipo de suelo  debería ser  utilizado  únicamente para la conservación de la vida silvestre o  ecosistemas de protección para la cuenca, aunque en la realidad territorial del municipio tiene otro uso, ya que existen proporciones   de este territorio  subutilizadas y sobre utilizadas.

Micro Cuenca  Pabacul

En el territorio de esta cuenca habita la mayor cantidad de población de San Andrés Xecul, alrededor de 17,253 (dato  proporcionado por Centro de Salud 2009) y la presión sobre los recursos naturales es severa.

Micro Cuenca  Chuisaquijá

Es  la cuenca que tiene  un área muy pequeña en el municipio de San Andrés Xecul.  De acuerdo  a  datos  de  clasificación  de  tierras  con  la  metodología  del  USDA,  es  de clasificación  IV,  que tiene limitaciones para cultivos, porque son susceptibles a erosión y retención de agua.  Como en la mayor parte del territorio también se tiene establecido maíz como cultivo de subsistencia. Una comunidad incluida en esta micro cuenca es  la Aldea Palomora.


f.   Gestión de riesgo – GR –

En su forma más simple el riesgo es la relación entre la amenaza y la vulnerabilidad de los elementos expuestos, y el fin de la gestión de riesgos es determinar los posibles efectos y consecuencias  sociales, económicas  y ambientales  asociadas  a uno o varios fenómenos peligrosos en un territorio y con referencia a grupos o unidades sociales y económicas particulares.
De acuerdo al análisis   realizado en dicho municipio debe destacarse que en materia de gestión de riesgo, hasta la fecha no existe ningún tipo de antecedente, y no se ha visto esta temática como punto de interés o necesidad por parte de las autoridades ni de la población, quienes incluso desconocen el significado de la temática.

Amenazas  naturales

Deslaves:  Principalmente  en la  Aldea  San  Felipe  Xejuyub,  debido  a que se  encuentra ubicada debajo de una zona montañosa y en época de lluvia aumenta la posibilidad de que ocurra, lo que podría tener consecuencias nefastas y daños incalculables.

Una amenaza   existente,   en el municipio y muy evidente, es la posibilidad de un deslizamiento de grandes masas de tierra y/o piedras,  provenientes de  los cerros Xecul que rodean el casco urbano  de San Andrés Xecul.  Por la ubicación  de dicho poblado, presenta un alto grado de vulnerabilidad, más la amenaza existente; la posibilidad de un desastre  es alta (aunque nunca se ha dado, pero está latente).

Amenazas  antrópicas

Maras: se ha convertido en una amenaza recurrente en el municipio.   Ello debido a   la existencia de grupos de jóvenes que por debilidad familiar y educación empiezan a dar respuesta a sus expectativas a través de la organización juvenil, sin la orientación debida para utilizar todas sus potencialidades hacia el desarrollo de su comunidad.  Esto se ha visto agudizado por la cercanía del municipio a centros urbanos importantes del país.

Una  Infraestructura  pública  y  privada  inadecuada,  no  hace  posible  la  regulación  de actitudes personales desordenadas: Ello porque la actitud asumida por muchos años por los habitantes del municipio en relación a deforestación y uso inadecuado del suelo, convierte en una amenaza a la mayor parte del territorio del municipio.

0 comments:

Publicar un comentario