Mujeres que sufren violencia doméstica son más propensas a la anemia

Las mujeres que sufren cualquier expresión de violencia tienen niveles más bajos de hemoglobina; según una nueva investigación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la tasa de anemia aumenta en un 9 por ciento con cualquier tipo de violencia y un 15 por ciento con violencia física grave en los hogares.

El documento "Estimaciones de los Costos Intangibles de la Violencia contra las Mujeres en América Latina y el Caribe", se encuentra disponible en el sitio electrónico del BID y señala que la violencia intrafamiliar es una de las formas más comunes en la región.

La violencia que sufren las mujeres en los hogares a manos de sus parejas, impacta directamente en su salud y en la salud de sus hijos e hijas; las madres que son violentadas, agredidas y golpeadas, presentan los peores resultados relacionados con la salud, señala la publicación.

Los hijos e hijas de las mujeres que sufren violencia doméstica, menores de seis años, son los más afectados pues suelen presentar cuadros severos de diarrea y tienen menos probabilidades de recibir las primeras vacunas.

La investigación del BID subraya que cuando los hombres son víctimas de agresiones, es más probable que sea a manos de un extraño, mientras que la mayoría de latinoamericanas son golpeadas y violentadas por sus propias parejas en el ámbito del hogar.

Las mujeres que sufren cualquier tipo de violencia física tienen un 83 por ciento más probabilidades de divorciarse que sus contrapartes que no sufrieron esa violencia y si la violencia es extrema, las tasas de divorcio aumentan en un 132 por ciento, añade la información.

El estudio del Banco Interamericano de Desarrollo contempló una muestra de aproximadamente 83 mil sobrevivientes de la violencia machista de siete países, pertenecientes a todos los grupos de ingreso y de todas las subregiones de América Latina y el Caribe.

Los resultados revelan que la violencia física contra las mujeres está estrechamente relacionada con su estado civil, ya que incide directamente en el aumento de las tasas de divorcios y de separaciones en el continente.

La violencia impacta negativamente en la salud de las mujeres y provoca severas consecuencias en la salud de sus hijos o de sus hijas a corto plazo, concluye la publicación del BID.


-Cerigua-

0 comments:

Publicar un comentario