Cambios dentro de ti

Cuando surge un problema en nuestra vida, nuestro instinto natural es tratar de deshacernos de este. Parece suficientemente lógico ¿verdad? Si tienes un problema, o buscas deshacerte de él o quieres encontrar la manera de escapar de él. El único inconveniente es que, tan pronto como un problema es supuestamente resuelto, ¡surge otro en su lugar!

Por ejemplo, tengo un amigo que fue bendecido con un trabajo genial, pero no se llevaba bien con sus compañeros de trabajo. Para él ¡el problema eran los compañeros de trabajo! Así que cambió de trabajo esperando así resolver el problema. Desafortunadamente, el nuevo empleo vino con un nuevo grupo de compañeros de trabajo y un nuevo grupo de inconvenientes.


Este ha sido un desafío para mi amigo desde el momento que salió de la universidad y se unió a la fuerza laboral. Fue en ese punto que le sugerí que quizás el problema no eran sus compañeros de trabajo, sino que más bien tenía que aprender a trabajar bien con otros. Juntos creamos un plan para ayudarlo a desarrollar paciencia, para mejorar sus habilidades para escuchar y para que sintiese apreciación por el trabajo en equipo. En meses, no sólo era sobresaliente en su trabajo, sino que había creado también grandes amistades en el proceso.

Mi amigo aprendió una importante lección espiritual: Podemos cambiar de trabajo, pareja o religión pero hasta que no cambiemos internamente, atraeremos circunstancias y personajes similares todo el tiempo.
Creemos equivocadamente que ya que nuestros problemas son externos, necesitamos arreglar el exterior. Hacer cambios dentro de nosotros mismos es la clave para experimentar plenitud duradera.

0 comments:

Publicar un comentario