Aumenta prostitución en mujeres indígenas

Según fuentes oficiales, donde más se registran esos casos es en la cabecera, Barillas, Aguacatán, La Democracia, San Pedro Necta, Cuilco, Nentón, Jacaltenango, San Pedro Soloma y Chiantla.

Alesha Hernández, de la Oficina Nacional de la Mujer (Onam), aseguró que el ser madres solteras, haber sido abandonadas por los esposos,  que migraron a Estados Unidos, y la pobreza extrema son algunas de las causas de que las mujeres se vean obligadas a prostituirse para obtener recursos que las ayuden a sostener a sus hijos.


No hay registro

Hernández agregó que aunque no existe un registro estadístico,    en áreas públicas es común ver   cada día   más mujeres indígenas que  se prostituyen.

Resaltó que, pese al   prejuicio   social,  algunas de estas mujeres se ven forzadas por la  necesidad económica  que afrontan y otras porque   son víctimas de trata.

Hernández advirtió de que este tipo de actividad  vulnera los derechos de las mujeres y las expone a  agresiones verbales y  físicas, e incluso a atentados contra su vida.

“Ellas pueden ser atacadas en cualquier momento, ya que son un blanco fácil para hombres con resentimientos violentos”, manifestó.


Por necesidad

“Es lamentable que mujeres caigan en un trabajo como este por llevar alimento a su familia,  a pesar de la información que se ha dado sobre sus derechos, sin embargo, no podemos juzgar por qué optan por esta actividad”, afirmó la activista.

María Magdalena Ordóñez, delegada de la Defensoría de la Mujer Indígena, señaló que no se puede tener un registro claro, ya que muchas indígenas deciden no usar su traje regional  al dedicarse a este oficio.


Problema difícil

La funcionaria calificó de difícil el problema  porque  la cosmovisión de los pueblos mayas se rige por principios y normas que   vulneran estas mujeres.

Sin embargo, señaló que  no se puede   inmiscuir en la vida privada de las personas, que son quienes toman la decisión.

Dijo que, como Defensoría de la Mujer, no pueden hacer nada, a menos que haya un caso de violencia o  se identifique a una menor que se prostituye. Reconoció que  hay  personas que   las inducen. 

Ordóñez informó que a algunas mujeres    les ofrecen trabajo de   domésticas o meseras y las trasladan a la capital, donde las obligan  a prostituirse.

La funcionaria dijo que le preocupa que el número de mujeres dedicadas a ese oficio vaya en aumento y demandó que se  tomen acciones.

“Deben encontrar alternativas, porque sí las hay; además,  tener el espíritu de superación”, manifestó.

0 comments:

Publicar un comentario