Mil 500 niñas se casan al día en Guatemala

 Un reportaje publicado el pasado domingo por el diario "The New York Times" pone en evidencia los casos de embarazo de niñas en San Benito Petén, quienes contrajeron matrimonio, con hombres mayores, antes de los 14 años, la edad legal para hacerlo con la autorización de los padres.

En el fotoreportaje Stephanie Sinclair, ganadora del Premio Pulitzer, da a conocer las historias de adolescentes que se casaron y se convirtieron en madres en precarias condiciones.

Sinclair visitó varios pueblos de la zona para elaborar un proyecto de la organización que dirige “Too Young to Wed”, con el apoyo del Fondo de Población de la Organización de Naciones Unidas.

Señala que en Guatemala un 53% de las mujeres mayores de 20 a 24 años se casaron antes de los 18 años, y el 13% antes de los 15 años, de acuerdo con el Consejo de Población.

“Muchas de estas menores se enfrentan a situaciones severas, similares a las de las niñas novias en otras naciones en desarrollo. Dejaron sus estudios, fueron objeto de violencia física y sexual; arriesgados embarazos, sin cuidados médicos, y en muchos aspectos están controladas por hombres mayores que las tratan como sirvientes sexuales y domésticas”, afirma la publicación.

Las menores de las aldeas de Petén deben recorrer grandes distancias para recibir atención médica. De acuerdo con la Alianza para la Salud Internacional, el departamento tiene la tasa más alta de mortalidad materna en Guatemala, 172 muertes por cada 100 mil nacimientos. La mortalidad infantil también es alta, 40 muertes por cada mil nacimientos, refiere.

El 26% de los partos atendidos en Guatemala son de niñas y adolescentes de 10 a 19 años, según cifras de la ONU.
El Fondo de Población de las Naciones Unidas estima que en 2015 más de 550 mil menores guatemaltecas se casarán antes de cumplir los 18, lo que significa que al día contraen nupcias 1 mil 500 niñas en todo el país.
“Cuando visité el hospital, había no menos de cuatro bebés en la unidad de cuidados intensivos neonatales, todos nacidos prematuros de madres de 14 años”, escribe Sinclair.

"Llamamos a estos niños pequeños milagros, ya que es un milagro que esté vivo", afirma el doctor Daniel Álvarez, pediatra del Hospital Nacional de San Benito.

El reportaje denuncia que frecuentemente las menores son abandonadas por sus maridos ese es el caso de Aracely, quien estaba embarazada de cuatro meses cuando su marido se fue.

"Durante el tiempo que estuve embarazada él no me dio nada de dinero. Ni siquiera ha venido a ver al niño", comenta Aracely.

“Yo estaba en la escuela en quinto grado, cuando me casé. He estado criando a mis pollos para matarlos cuando nazca el bebé. Estaba triste porque no quiero estar embarazada”, afirma Carmen, 14 años.

“Mi familia estaba un poco triste cuando me casé. Dijeron que yo era muy pequeña y es una gran responsabilidad de cuidar de alguien. Casarse es mucho mejor y más bonito porque se llega a usar un vestido blanco grande” , opina Sulmi.

0 comments:

Publicar un comentario