La privacidad es vulnerable en las redes sociales

Con el auge de la tecnología cualquier persona del mundo está ahora a un solo clic de otra. Más de 200 páginas dedicadas al establecimiento de contactos son muestra de ello: Facebook, Hi5, MySpace, Tuenti o Linkedin, entre otras. Sin embargo, esta fácil comunicación pone al descubierto problemas de privacidad e incluso de suplantación de identidad.

Ícaro Moyano Díaz, director de Comunicación de Tuenti, una de las redes sociales de más éxito entre la juventud, comenta que la edad promedio de los usuarios de su red social ronda los 23 años y 10 meses. A la vez añadió. “A lo largo del último año hemos visto una mayor incorporación de usuarios con mayor edad”.

Lo que sucede es que, “con el auge de las redes sociales, los peligros más destacados de esta falta de confidencialidad se multiplican. La posibilidad de cruzar datos para desvelar una situación personal o profesional, desvirtualizar la imagen personal o empresarial, es una violación a la reputación de una persona o entidad. Eso perjudica el derecho al honor”, explicó Pedro Gorbe, director de Axpe Consulting, empresa especializada en seguridad.

El problema viene cuando la gente puede acceder a contenidos que no deseas que sean vistos más que por amigos cercanos. Aquí surge el primero de los problemas de privacidad de las redes sociales. En los perfiles se almacenan detalles personales, números de teléfono, fechas de nacimiento, etc., que pueden ser utilizados por delincuentes.

Después de varias cartas abiertas al fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, ese finalmente escuchó las demandas. Su red social, creada hace seis años y que ha alcanzado los 500 millones de usuarios, ha sido blanco de críticas en los últimos meses por sus confusas políticas de privacidad y por problemas técnicos que expusieron los datos privados de los usuarios.

El riesgo

Según datos recogidos por la agencia informativa Efe, en el mercado negro pueden comprarse datos personales de perfiles de Facebook o MySpace por poco más de un dólar, pero por poco más de siete dólares puede adquirirse un listado con 30,000 direcciones de correo electrónico para enviar spam, mientras adquirir datos bancarios de un cliente cuesta unos 56 dólares

0 comments:

Publicar un comentario