Estudios ilegales EE.UU. con guatemaltecos aprobados por autoridades

Autoridades sanitarias de la época aprobaron la realización de experimentos estadounidenses ilegales con guatemaltecos en la década de 1940, según reportes divulgados hoy de este caso con amplia repercusión.

  Un informe del Servicio de Salud Pública de Estados Unidos menciona un supuesto acuerdo firmado por galenos de alto rango de esta nación con la entonces Oficina Panamericana de Sanidad, un detalle más revelado en esta historia.

De esa manera daban el visto bueno a los estudios concebidos por el equipo del norteamericano John Cutler previo contagio de enfermedades venéreas, como condición para instalar en Guatemala un laboratorio de investigación, difunde el diario Prensa Libre.

Esa instalación, sin embargo, servía en su inicio a los fines del propio Cutler, quien utilizó como conejillos de indias a prostitutas, soldados, reos y enfermos mentales, más de mil 500 en total.

Señala la publicación que de 1946 a 1948 el estadounidense realizó unos 18 experimentos con sífilis, para lo cual infectó a 712 personas, otros 41 sobre gonorrea con una cifra idéntica, en tanto 142 efectivos del ejército fueron inoculados con chancro.

El alegado objetivo era probar la efectividad de medicamentos como la penicilina en el tratamiento de esos males, en un proyecto dirigido científica y técnicamente por el Laboratorio de Investigación de Enfermedades Venéreas norteamericano. La versión del diario oficial (de Centro América) recalca que a pesar del apoyo de algunos profesionales a dicho estudio en humanos, el desconocimiento entre la comunidad científica local fue mayoritario.

Cutler, de acuerdo con el informe, primero contagió a prostitutas como vía de transmisión, pero los resultados fueron pocos y entonces la emprendió directamente con aquellos escogidos sin ponerlos al tanto ni recibir su consentimiento.

Con profunda indignación reaccionó la sociedad guatemalteca ante la revelación de esos experimentos hace un par de semanas, ofrecida por el gobierno cuando divulgó una disculpa de su par de Washington firmada por la secretaria de Estado, Hillary Clinton.

El presidente Alvaro Colom incluso recibió una llamada telefónica de su homólogo Barack Obama con ese propósito, pero aún así calificó el hecho de crimen de lesa humanidad y exigió una pesquisa profunda.

Hace pocos días una comisión creada en Guatemala, encabezada por el vicepresidente Rafael Espada, recibió el primer informe de las autoridades estadounidenses, cuyo contenido no fue difundido oficialmente y al parecer es el mencionado hoy en la prensa.

0 comments:

Publicar un comentario