Estos repartidores se llevaron algo más que una propina…

Cuando un grupo de jóvenes hermosas tienen hambre y mucho tiempo libre, este es el resultado. Estas chicas no tuvieron mejor idea que hacerles bromas a los repartidores de pizza. Inocentemente creyeron que lo único que tenían que hacer era llevar y cobrar el pedido.



Con una cámara oculta, tanto los repartidores jóvenes como los más grandes cayeron en la broma. La gran mayoría quedó atónitos, no lograban entender que es lo que estaba ocurriendo. Otros, intentaban sin éxito alguno taparse el rostro. El problema estaba en que no mirar era muy difícil o casi imposible, al menos para gran mayoría de ellos.

0 comments:

Publicar un comentario