EEUU: Republicanos bloquean proyecto sobre gays militares

Los senadores republicanos bloquearon el martes un intento por repeler la prohibición a los homosexuales de servir abiertamente en las fuerzas armadas, asestando una derrota a los defensores de los gays que buscan eliminar la ley conocida como "no preguntar ni decir".

Los demócratas no alcanzaron los 60 votos necesarios para promover la ley, que autorizaba 726.000 millones de dólares en gastos de defensa. La votación fue de 56-43.

La senadora republicana Susan Collins había sido considerada como la posible emisora del voto número 60 porque favorece rechazar la prohibición, la cual impide que los oficiales militares le pregunten a las tropas cuál es su orientación sexual, al tiempo que le prohibe a los soldados que sean homosexuales manifestarlo abiertamente.

Pero Collins se alineó con sus correligionarios al argumentar que a los republicanos no les dieron margen suficiente como para ofrecer enmiendas al proyecto.

La votación siguió mayormente las líneas partidistas, si bien los senadores demócratas Blanche Lincoln y Mark Prior votaron con los republicanos para bloquear la propuesta. El líder de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid, también votó en contra como táctica de procedimiento. Según las leyes de la cámara alta, votar junto con la mayoría del Senado le permite resucitar el proyecto más adelante.

Los partidarios de eliminar la prohibición establecida hace 17 años se habían manifestado optimistas de que la Casa Blanca y el Congreso, controlados por demócratas, pudieran contrarrestar las objeciones. El retiro de dicha prohibición es impopular entre los republicanos, los oficiales militares y los conservadores en el terreno social.

Los partidarios de los derechos de los homosexuales se preocupan ahora de haber perdido una oportunidad crucial de cambiar la ley. Si los demócratas pierden bancas en las elecciones de noviembre, será todavía más difícil -si no imposible- repeler la legislación el año próximo.

Unas 13.000 personas han sido dadas de baja de las fuerzas armadas desde que la ley entró en vigencia en 1993. Pese a que en la mayoría de los casos se debe a que los soldados gays manifestaron su orientación sexual, los grupos activistas sostienen que a veces ha sido utilizada por colegas vengativos para deshacerse de quienes nunca hicieron ostentación de su sexualidad.

Altos funcionarios de la defensa, incluso el secretario Robert Gates y el titular del Estado Mayor Conjunto, almirante Mike Mullen, han dicho que apoyan el rechazo de la ley, pero dijeron que desean actuar paulatinamente para garantizar que los cambios no perjudiquen la moral.

Los partidarios del rechazo dicen que la legislación priva a las fuerzas armadas de soldados capaces y viola los derechos civiles.

0 comments:

Publicar un comentario