El Vaticano y la policía minimizan la alerta del complot contra el Papa

¿Complot terrorista para matar al Papa o aplicación del principio de precaución?: el Vaticano y numerosos policías se inclinaban este sábado por la segunda opción tras la mediatizada detención de seis sospechosos durante la visita del papa Benedicto XVI a Londres.

"Nunca concedimos una gran importancia a estas detenciones", declaró el sábado a la AFP el portavoz del Vaticano, Federico Lombardi. El clérigo estimó "excesivos los comentarios de los medios de comunicación", mientras el Sumo Pontífice continuaba imperturbable su visita de Estado al Reino Unido.

La serenidad mostrada al menos públicamente por el Vaticano contrastaba con los titulares de la prensa sensacionalista británica y de una parte de la prensa italiana.

"Un complot musulmán para matar al Papa", proclamó en portada el Daily Express sin emitir ninguna duda sobre el hecho que los sospechosos eran "terroristas disfrazados de falsos limpiadores". El Daily Mirror, todavía más categórico, afirmó que "los seis querían pulverizar al Papa con bombas ocultas en papeleras".

La Stampa e Il Messaggero coincidieron en el titular: "Querían matar al Papa". Según el Corriere della Sera, primer diario italiano, Scotland Yard recibió un "soplo" de un informante que dijo: "quieren matar al Papa".

El rotativo británico The Guardian estima por su parte que los agentes antiterroristas actuaron "en base a una conversación escuchada por encima del hombro". Apurados por el tiempo, no quisieron correr ningún riesgo.

En su primer comunicado -mucho más explícito que de costumbre-, Scotland Yard anunció el viernes por la mañana la detención de cinco hombres de entre 26 y 50 años de edad sospechosos de haber "encargado, preparado o instigado actos de terrorismo". La sexta persona fue arrestada unas horas más tarde.

Los cinco primeros sospechosos fueron detenidos en un almacén de la empresa de limpieza Veolia Environment que opera en la zona del Parlamento y la abadía de Westminster, dos de los lugares que visitó el viernes Benedicto XVI.

El sábado, la policía seguía interrogando a los sospechosos, pero era mucho más parca en sus palabras.

Se negó a hacer cualquier comentario sobre la naturaleza del misterioso complot, la nacionalidad de los sospechosos (la mayoría argelinos según varios medios), limitándose a decir que no encontró ningún arma o explosivo que pudiera confirmar algún proyecto de atentado.

"Es probable que la policía actuara rápidamente a título preventivo", escribió en un comentario para el diario The Times el ex subdirector de operaciones especiales de Scotland Yard Andy Hayman.

Expresaba así una opinión formulada bajo condición de anonimato por varios responsables de los servicios de seguridad. "Sería falso pretender que la detención es el resultado de investigaciones de larga duración", señaló uno de ellos al Financial Times.

Según I.MEDIA, la agencia de prensa especializada en el Vaticano, el entorno del Papa considera que "la detención de estos hombres roza el exceso de cautela".

El dispositivo de seguridad era muy visible este sábado en el centro de la capital. Cientos de policías con chalecos fluorescentes estaban alineados a lo largo del recorrido que debía seguir el "papamóvil" blindado en el penúltimo día de la visita de Benedicto XVI.

El Papa debía celebrar a última hora de la tarde una vigilia de oración al aire libre en Hyde Park, donde se esperaban 80.000 personas, poco después de la primera gran manifestación contra su visita.

0 comments:

Publicar un comentario